fbpx
Valoración de los visitantes
[Total: 0 Average: 0]

Por fin tienes una página web, todo aparentemente va de lo mejor, pero resulta que cuando haces el análisis de cómo estuvo el comportamiento de tus usuarios, te encuentras con que la tasa de rebote es superior a 50% y hasta más. Vaya noticia tan mala.

Pero no te preocupes, existen maneras de poder disminuirla, solo debes seguir leyendo y aquí encontrarás las mejores estrategias para resolver esa situación.

Qué es una tasa de rebote

Bounce rate o tasa de rebote, no es más que la cantidad de usuarios que entran a tu página web y salen, prácticamente de manera inmediata, sin entrar a otras páginas o secciones, como si ya no les interesara.

Esta situación puede darse por muchas razones, pero las más comunes se deben a que no encontraron información relevante o la landing page tarda mucho en cargar.

Cualquiera que sea la razón, esta medición que refleja la calidad de tu página es uno de los factores principales que Google tiene en cuenta para poder posicionar una web en su motor de búsqueda.

Una tasa de rebote es algo así como tener una tienda en el local de un centro comercial donde asisten muchas personas, y de esas solo unas cuantas entran a tu negocio, pero salen sin siquiera preguntar (y mucho menos comprar) algo.

Entonces en este punto ¿cuál sería tu acción inmediata? Ver dónde está la falla, ¿cierto? Vale, lo mismo debes hacer con tu sitio web.

Algunas razones del aumento de la tasa de rebote

Cuando tengas una tasa de rebote alta, lo primero que debes reconocer es cuál o cuáles son las causas de su ascenso, debes tener en cuenta siempre que, si no está en un porcentaje óptimo, o sea, por debajo de 50%, Google no te podrá posicionar en un buen lugar dentro de sus algoritmos de búsqueda.

A continuación, una corta lista de las posibles razones por las cuales puedes tener una tasa alta de rebote:

  • Tu sitio web no tiene una buena estructura
  • El diseño es poco atractivo para los visitantes
  • No posee información de calidad para los usuarios
  • No la estás dirigiendo al público adecuado
  • Ofreces falsa información o productos de baja calidad a tus usuarios

Un dato importante que debes conocer es que la tasa de rebote puede variar, dependiendo de qué tipo de página tengas. Por ejemplo, si un tienes un blog, debe ser entre 60% y 80 %, si por el contrario es una página empresarial o corporativa su nivel estará entre 40 % y 50 %.

¿Cuáles son las ventajas de tener una tasa de rebote baja?

Como ya se ha comentado anteriormente, tener un bajo nivel de tasa de rebote ayuda a que tu página sea tenida en cuenta por Google y que este a su vez lo comience a posicionar en un buen lugar en su motor de búsqueda, lo que permitirá mayor tráfico de usuarios.

Ahora bien, no solo es una ventaja el hecho de que tu web tenga una baja tasa de rebote, además te permitirá que aumente su tasa de conversión, en otras palabras, que tus usuarios se conviertan en lead o clientes, que es lo que al final de cuentas todos lo que tienen una landing page persiguen.

Cómo reducir tu tasa de rebote en 12 pasos

Luego de haber introducido el tema y de entender de qué se trata el porcentaje de rebote, cuáles son las posibles causas y exponer algunas ventajas de lograr una tasa de rebote baje, seguro te estarás preguntando: ¿cómo hago para que baje?

A continuación, verás algunas técnicas para poder reducirla de la mejor manera.

1. Ofrece un mejor contenido

Si bien el refrán dice una imagen vale más que mil palabras. Pues olvídalo, en el caso de Google, más importante son las palabras que van en un buen contenido con calidad que cualquier imagen que puedas poner en tu web.

Como anteriormente se comentó, una de las posibles causas de que tus usuarios se vayan de la página es porque no consiguen un contenido que sea interesante, o peor aún, que no sea legible.

En otras palabras, cuando ven textos demasiados largos, con párrafos interminables y que no concretan una idea, el lector se aburre, se cansa y prefiere salir y buscar en otro lugar.

Este tipo de escenario puede evidenciarse sobre todo en los blogs de empresas, donde creen que más es mejor, y es que tienen tanto material por explotar, que lo único malo es que no están del todo asesorados para saber que un tema lo pueden dividir en varias entregas, lo que hará un contenido más ligero y agradable al lector.

La premisa que debe tenerse en cuenta en todo momento cuando pienses en el contenido a desarrollar para tu página, es que estás contando una historia. Sí, exactamente como lo estás leyendo: una historia que sea fácil de entender, que llegue de manera directa a tus usuarios y que, sobre todo, sea cercana.

2. Evita las ventanas emergentes o pop ups

No existe nada más desagradable cuando se está navegando por una página web que una publicidad o ventana emergente que sale mostrando alguna información irrelevante y le hace perder el hilo de lo que está leyendo al visitante.

Y es que en varios estudios que se han realizado, muchos de los internautas encuestados informaron que de las páginas que han visitado, las más desagradables son aquellas donde aparecen los pop ups, que además no les aporta nada relevante.

Pero a pesar de esta realidad, la discusión respecto al uso o no de esas ventanas emergentes entre especialistas en marketing y los propietarios de las páginas web es constante.

No es un secreto que algunos empresarios prefieren exponer la mayor cantidad posible de productos de cualquier manera, sin detenerse a pensar que podría ser contraproducente a corto plazo para el posicionamiento de la página.

Pero cuidado con los extremos, si bien es cierto que una ventana emergente sin sentido no es recomendable, una donde le solicites a tus usuarios información para hacerle llegar un e-book, no está mal, ya que así podrás obtener su correo electrónico para un futuro email marketing.

3. Ten a tus usuarios satisfechos

Conocer a tu público objetivo debe ser fundamental, ya que solo de esta manera podrás ofrecerle un contenido acorde con sus deseos y necesidades, esa es una de las principales acciones que debes tener en cuenta.

Si le ofreces un contenido errado a tus usuarios, lo más seguro es que no se sentirán identificados con tu marca, lo que hará que dejen tu página sin seguir paseando por todas las demás landing y lo peor, sin el mínimo interés de volver.

Es tan sencillo como si, por ejemplo, tu web es relativa a materiales de construcción, y tu público objetivo son personas del área, como por ejemplo arquitectos, ingenieros e inversionistas del sector inmobiliario.

Entonces tanto unos como otros esperaran encontrar temas, tips, consejos y hasta productos relacionados con la construcción, jamás van a esperar datos sobre carreras de Fórmula 1 o recetas de cocina. Así que debes tener muy en cuenta qué tipo de contenido vas a publicar en tu página.

4. Crea Call to Action

La Call to Action o llamado a la acción debe ser parte primordial en cuanto a los objetivos de tu página web. De nada vale un contenido relevante, un título bien estructurado con las mejores keywords para posicionarte, si al final pierdes a tus usuarios por no crear una acción-reacción.

De acuerdo con varias investigaciones, más de 70 ? las páginas web tienen una llamada de acción débil o poco atractiva para los usuarios, lo que no invita a seguir investigando y causa una alta tasa de rebote.

Pero tener un llamado de acción no es algo tan complicado, solo es cuestión de pensar en cada uno de los detalles que vas a ofrecer, desde el color, el tipo de fuente, la colocación dentro de la estructura del sitio web, hasta por supuesto el texto que vas a ofrecer para que el usuario haga clic.

Una Call to Action atractiva siempre mejorará tu página, pues podrás convertir a tus usuarios en leads constantes y permanentes, lo que al final te será de beneficio para poder disminuir tu tasa de rebote.

5. Mejora la velocidad de tu página

¿No te ha pasado que estás en el motor de búsqueda de Google y le das clic a una página que te interesa, pero resulta que tarda más del tiempo estimado en cargar? ¿Qué haces? Seguro que salir e intentar con otro sitio, sin dudas. Esa es una de las principales causas del aumento de la tasa de rebote: lentitud en la carga de páginas web.

Se supone que el tiempo de espera admisible para que Google considere tu sitio web es de dos segundos o menos. Más que ese lapso, es casi imposible que un usuario siga esperando a que se cargue la página y preferirá ir a visitar otras opciones. Cuanto más lenta sea tu página web, mucho mayor será la tasa de rebote.

Y es que una landing page que cargue de manera rápida, tienen mayor posibilidad de aumentar su tasa de conversión; definitivamente una página con lenta velocidad seguramente va a ser la causa de que pierdas los ingresos que podrías percibir.

Así que, si es tu caso, no dejes de resolver a la brevedad posible esa situación, habla con los programadores y solicítales que mejoren la experiencia de tus clientes al entrar a tu sitio web, de lo contrario prepárate entonces para seguir perdiendo clientes potenciales entre miles de internautas.

6. Ofrece un buen diseño de página

Cuán desagradable es entrar a un sitio web que tenga colores muy llamativos, con demasiado texto, imágenes agresivas, en fin, una página que sea un verdadero desorden a la vista; por mucha información relevante que puedas ofrecer, si no cuentas con una buena imagen, nada vas a lograr.

Eso es algo así como ir a un famoso restaurante, de cuyo chef y calidad de platos te han hablado muy bien, pero cuando llegas te encuentras con un sitio lúgubre y con música a alto volumen que ni siquiera te deja pensar.

En otras palabras, lejos de tener una experiencia agradable, sabes que no podrás disfrutar ni un bocado, así que decides irte sin poder degustar los famosos platos del reconocido chef. Pues así debes pensar en tu landing page: un restaurante que tiene un chef famoso, pero que también debe ofrecer un ambiente agradable.

7. Optimiza tu plataforma para todos los dispositivos

Debes tener en cuenta que hoy en día muchas personas buscan información a través de sus smartphones y tablets, por la rapidez o simplemente porque les es más práctico en el instante o en el sitio donde se encuentren, así que tu plataforma debe estar adaptada para que sea navegable en cualquiera de los dispositivos portátiles.

Google considera toda la información relativa a tu sitio web, incluyendo desde dónde provienen tus usuarios. Ha quedado demostrado que las conexiones por móviles Android o iPhone, así como desde tablets cada vez es mayor, por eso no puedes dejar de ofrecer un sitio adaptable y compatible con cualquier tipo de dispositivo.

El buen funcionamiento desde cualquier conexión de un sitio web es uno de los tantos factores que tiene en cuenta Google para poder posicionarlo en su motor de búsqueda, así que de nada servirá tener un contenido adecuado y relevante si su visión resulta defectuosa, así que ten muy en cuenta este dato.

8. Utiliza enlaces internos

Los enlaces internos son una buena opción para hacer que tus usuarios hagan clic en tu sitio web, lo que implicaría una forma de mejorar el posicionamiento, ya que la tasa de rebote podría disminuir.

Ahora, preguntarás ¿qué son los enlaces internos? No son otra cosa que vínculos que van de tu página web a otra URL dentro tu propio sitio, lo que hace que tu usuario no salga en ningún momento de tu dominio y su estadía se mantenga más tiempo.

Pero mucho cuidado con el uso desproporcionado, excesivo o mal ubicado de estos enlaces. Como todo, la estructura debe ser funcional y atractiva para quien visite tu página, así que la recomendación es que siempre los ubiques dentro del texto, como parte del contenido, utilizando siempre una palabra o frase atractiva.

9. Haz buen uso de las keywords

Las palabras clave o keywords son frases te pueden ayudar muy bien a poder ubicar el contenido de tus artículos en los buscadores de Google, con lo que lograrás así la tan deseada búsqueda orgánica. Solo es cuestión de que sepas cómo, cuándo y dónde las puedes usar.

Pero no te preocupes, en Internet puedes conseguir muchas páginas que te pueden ayudar a conocer cuál es nivel de búsqueda e incluso competencia de la palabra o frase que deseas emplear en tu texto, solo debes estudiar muy bien cuál es la que mejor se adapta a tu tipo de negocio.

Un dato que te puede ser útil es que titules tus artículos de manera interesante. No es que tengas que inventar nada extraordinario, solo investiga un poco cómo el usuario lo podría buscar en Google.

De esa manera le haces las cosas más fáciles y al mismo tiempo ayudas a tu página a que quede ubicada en una buena posición en las búsquedas. En otras palabras, simplemente debes pensar como el usuario.

No olvides en ningún momento a qué tipo de usuarios deseas llegar, solo así podrás entender cuáles son sus deseos y necesidades, y por supuesto entenderás cómo las puedes satisfacer de manera adecuada.

10. Crea una nueva URL por cada palabra clave importante

Una vez que tienes planificadas cuáles son las palabras clave que mejor van con tu negocio y sabes cómo es su funcionamiento, no solo las colocas en el texto, sino que debes además utilizarlas para que tus clientes puedan seguir navegando por tu sitio web.

Por ejemplo, si tu empresa es un comparador de seguros de viajes, algunas de tus palabras clave pueden ser: seguro de viaje, seguros de viajes, asistencia al viajero y asistencia de viaje; entonces comienzas a investigar con las herramientas adecuadas cómo es el nivel de búsqueda y por supuesto la competencia que tienen.

Ahora viene lo interesante: debes crear una landing page o URL adicional por cada una de ellas, o sea, tomando la palabra asistencia de viaje, la puedes utilizar para desarrollar un nuevo contenido que le explique al usuario que tu compañía lo va a asistir durante el viaje.

Luego en la de seguro de viaje le puedes decir cuáles son las empresas con las cuáles trabajas. Así vas creando un clic en un Call to Action que llevará al usuario a nuevas entradas dentro de tu sitio web.

11. Ofrece un chat para una atención inmediata

Atrás quedó aquello de que el cliente debe enviar un correo electrónico y esperar hasta 24 horas para conocer la respuesta a alguna duda que se le haya presentado, y aunque aún existen muchas compañías que lo siguen ofreciendo, hoy en día la mejor opción es la ventana de chat, sí, esa que sale normalmente del lado derecho inferior de la pantalla y pone: “Hola soy Ernesto, de la compañía Perfect, en qué te puedo ayudar”, ¿la has visto?

El chat online le permite al usuario poder resolver cualquier duda que se le presente justo en ell instante que está en pleno proceso de investigación o de compra, cualquiera que sea el caso.

Lo importante es que le ofrezca una atención personalizada, directa y esmerada, ya que al igual que en una tienda física, si el cliente cuando entra al local y pregunta por algo no se siente atendido de manera adecuada, lo más seguro es que se vaya, con lo que se pierde una venta y por supuesto un cliente potencial.

Cuanto mejor atendido se sienta el usuario, darás un paso positivo en el camino a su fidelización, lo cual no solo te ayudará a bajar tu tasa de rebote, sino que además servirá para poder aumentar tus conversiones.

12. Sé siempre creíble

No existe nada más desagradable que entrar a una página web donde te ofrecen lo mejor y resulta que todo es falso. Que no cumplen con la entrega en el tiempo acordado, que los productos o el servicio sean de mala calidad y que la información resulte no ser lo que debería ser.

Ocurre que vender desde un sitio web es como en la vida: una vez que pierdes la confianza de alguien, es muy difícil que la vuelvas a recuperar.

En el negocio online, debes tener en cuenta que todo es un proceso y que lleva tiempo. Nunca debes pensar que con una página ganarás dinero de manera inmediata, lo primero que debes hacer es ganar la confianza de tus usuarios para luego convertirlos en clientes potenciales.

Y con eso como meta, debes ser ante todo sincero y creíble, ofrecer solo lo que sabes y lo que realmente puedes cumplir, de lo contrario corres alto riesgo de fracasar.

Para lograr esa credibilidad, debes dar un contenido real y de valor, seguridad en la información de tu empresa y confidencialidad en los datos de tus clientes, y desde luego prestar un servicio o producto de calidad.

Conclusión

Quizá sientas que son muchos los detalles que debes tener presentes, pero ten por seguro que una vez que ya los tengas a tono, todo será mucho más fácil.

Lo recomendable es, por supuesto, ir paso a paso y si no tienes mucho conocimiento, lo mejor es que contrates a un experto en SEO, así podrás tener la certeza de que en un corto o mediano plazo todo irá mejorando.

Como se mencionó, para poder bajar la tasa de rebote de tu sitio web debes solo ofrecer lo que sabes, no inventes nada, no ofrezcas lo que no vas a cumplir, de lo contario solo vas a obtener poca confianza en tus usuarios y por supuesto una reducción significativa en tu tasa de conversión que no es más que la oportunidad de lograr ventas.

Solo sigue estos tips que te permitirán poder tener una página web acorde con las necesidades o deseos de tus usuarios y podrás ser considerado por Google, Bing y otros buscadores para ser ubicado en una buena posición en sus algoritmos.

Share This